Previa NFL 2021: ¿Cuál es el mejor equipo de la AFC Sur en cada posición, y quién ganará la división?

Recorremos posición por posición a la AFC Sur para hallar a la mejor plantilla, en lo que sin lugar a dudas se trata de una división de alto contraste

La AFC Sur está claramente dividida entre dos equipos con serias aspiraciones de trascender en postemporada, y dos equipos en reconstrucción que pelearán por no ocupar los puestos del fondo en la clasificación de la liga.

Los Tennessee Titans son los campeones defensores en el sector, y han encontrado una buena fórmula ofensiva. Falta, al otro lado del balón, una defensiva que pueda adueñarse de los partidos para complementar su demoledor ataque. Ellos son el equipo en la división que regresan con el mismo quarterback titular respecto al año pasado, un factor bien importante a considerar.

Los Indianapolis Colts apuestan a que, por segundo año consecutivo, pueden revivir la carrera de un pasador veterano. Esta vez, el proceso no ha resultado tan fluido, gracias a lesiones y COVID-19. Sin embargo, este equipo –que recientemente extendió los contratos de su gerente general y head coach en una obvia señal de fe en el proyecto– tiene talento de sobra en múltiples líneas para hacer ruido importante en el año.

Los Jacksonville Jaguars serán uno de los equipos más llamativos porque lograron emparejar a uno de los coaches colegiales más exitosos de las últimas décadas, con el mejor prospecto en la posición de quarterback en saltar al draft de la NFL en más de 20 años. No obstante, el éxito no está garantizado de ninguna manera, y menos con una plantilla que tardará un poco en volver a recargar talento.

Finalmente, los Houston Texans aparecen entre los candidatos serios a culminar la campaña con la peor marca de la temporada entrante, situación que no genera gran expectativa de inicio de temporada. Los problemas legales en torno a su máxima figura serán tema, indiscutiblemente, a lo largo del 2021.

Quarterbacks

  • 1. Titans

  • 2. Jaguars

  • 3. Colts

  • 4. Texans

¿Quién hubiera dicho que lo único que necesitaba Ryan Tannehill para alcanzar su potencial como pasador de NFL era sacudirse de Adam Gase? En dos temporadas con Tennessee, Tannehill ya obtuvo su primera invitación al Pro Bowl, un premio al Regreso del Año, y ha liderado a los Titans a dos apariciones de postemporada –incluyendo un viaje al Juego de Campeonato de la AFC–, además de ganarse una cuantiosa extensión contractual. En una división donde no hay mucho talento probado en la posición más importante del juego, Tannehill es la mejor opción, con distancia.

En Jacksonville, Trevor Lawrence todavía no participa en su primer partido de NFL, pero no es descabellado colocarlo segundo en el orden luego de una carrera colegial en que reiteradamente mostró todas las cualidades deseables en un pasador a nivel profesional. ¿Falta que lo plasme con los Jaguars? Seguro, pero no es exagerado decir que se trata de un talento generacional que arranca su trayectoria de NFL desde un punto más avanzado que la mayoría de novatos.

¿Carson Wentz, tercero? Después de una temporada del 2020 donde peleó semana a semana –hasta donde jugó antes de ser enviado a la banca– por el título de peor quarterback de la liga, sí. Los Philadelphia Eagles prefirieron tragarse una cantidad récord de dinero muerto con tal de desprenderse del mismo jugador al que seleccionaron segundo global en el Draft del 2016. Desde aquella invitación al Pro Bowl de la campaña del 2017, sus números han caído drásticamente, incluyendo un paupérrimo 57.4 por ciento de pases completos y 15 intercepciones para liderar a la liga en el 2020. Por si fuera poco, rumores de poco compañerismo en Philly le persiguen. Indy apuesta a que el coordinador ofensivo que le exprimió su mejor nivel para los Eagles pueda rescatar su carrera ahora como head coach de los Colts.

Estamos operando bajo la presunción de que Deshaun Watson no jugará en la temporada, al menos durante la primera parte de la temporada, mientras enfrenta gravísimas acusaciones derivadas de 22 demandas civiles que lo acusan de agresión sexual y conducta inapropiada con una serie de masajistas. Todo mundo debe ser considerado inocente hasta que no se demuestre lo contrario, pero los esfuerzos de Watson ahora necesitan estar enfocados en sus asuntos legales, y los Texans no pueden darse el lujo de permitir que se convierta en una distracción. Así las cosas, la titularidad es para Tyrod Taylor, un pasador que fue invitado al Pro Bowl tras la campaña del 2015, pero que ha pasado las temporadas más recientes en papel de puente para quarterbacks más jóvenes, con una muy mala suerte. El año pasado, un miembro del equipo médico de Los Angeles Chargers le perforó un pulmón justo antes de un partido, abriéndole la puerta a Justin Herbert. Dos años antes, una conmoción como titular de los Cleveland Browns le dio paso al entonces Baker Mayfield. Lo mejor que tiene Taylor es su capacidad de cuidar el ovoide, pero como la mayoría de quarterbacks conservadores, las jugadas explosivas son contadas.

Corredores

  • 1. Titans

  • 2. Colts

  • 3. Jaguars

  • 4. Texans

Derrick Henry tardó un par de campañas en encontrar su ritmo de NFL, pero nadie puede dudar que hoy forma parte de la élite en la liga, con dos invitaciones al Pro Bowl, una nominación All-Pro de primer equipo, y un título como líder corredor en los últimos dos años. La mejor versión de los Titans a la ofensiva se produce cuando están alimentando consistentemente a Henry, y de ahí desprendiendo los pases con engaño de carrera. Detrás de él, no hay una profundidad ideal, pero mientras se mantenga sano, este equipo será una pesadilla para las defensivas.

En Indianapolis, Jonathan Taylor tardó muy poco en probar que podía tener impacto inmediato gracias a una campaña de más de 1,100 yardas terrestres acompañada de 12 touchdowns totales. Una lesión a Marlon Mack terminó por brindarle muchos minutos al novato del 2020, y el regreso de Mack para este año solamente significa que los Colts estarán muy sólidos en su backfield cuando se vean obligados a rotar. Nyheim Hines y Jordan Wilkins estarían mejor ubicados en orden de plantilla si estuvieran en varios otros equipos de la NFL, incluyendo Tennessee.

Houston se armó una colección notable de nombres en la posición de corredor para este año con las incorporaciones de Mark Ingram II, Phillip Lindsay y Rex Burkhead, además de una reestructuración contractual para David Johnson. Todos ellos han tenido momentos muy brillantes en la NFL, pero ninguno vive su mejor momento. De hecho, es probable que todos sean corredores de rol únicamente, y a partir de ahí los Texans parecen apuntar a un ataque terrestre por comité.

James Robinson acaparó los reflectores en Jacksonville el año pasado, uno de los pocos puntos brillantes para el club, luego de apuntarse 1,070 yardas terrestres y 10 touchdowns totales como agente libre no reclutado. Este año, Jacksonville reclutó a Travis Etienne para que cumpliera un rol protagónico en el backfield, pero sufrió una lesión en el pie que ha borrado su temporada del 2021, por lo que las luces regresan a enfocarse en Robinson. Carlos Hyde como segunda opción es altamente confiable para los Jaguars.

Receptores abiertos y alas cerradas

  • 1. Titans

  • 2. Colts

  • 3. Jaguars

  • 4. Texans

No sé por qué A.J. Brown no siempre recibe el reconocimiento que se ha ganado como uno de los receptores jóvenes más talentosos de la NFL, pero la llegada de Julio Jones al ataque de los Titans hará maravillas para él, robándole atención de las coberturas dobles de los oponentes. Hablando de combinaciones 1-2, no cualquier equipo puede compararse a Tennessee. El equipo perdió a Corey Davis en la agencia libre, pero apuesta a que Josh Reynolds todavía mantiene trayectoria en ascenso, y Chester Rogers debe cumplir decentemente en formaciones de receptores múltiples. La pérdida que puede doler mucho más, sin embargo, es la del ala cerrada Jonnu Smith, quien empacó para mudarse a los New England Patriots. Geoff Swaim, Anthony Firkser y Luke Stocker se dividirán minutos y pases dirigidos desde la posición de ala cerrada.

Hay dudas en torno a la lesión de cuello que sufre T.Y. Hilton, y cuánto tiempo estará fuera en Indianapolis, y Zach Pascal es uno más de los numerosos Colts que están separados por COVID-19. Si ambos regresan en buen tiempo y forma, Indy completará, junto a Michael Pittman Jr., una tercia de receptores abiertos confiable. El comodín del grupo se llama Parris Campbell, quien tiene potencial, pero que debe demostrar que puede mantenerse lo suficientemente sano para convertirse en factor. Los Colts poseen al mejor grupo de alas cerradas en el sector, tanto individualmente como colectivamente, con el dos veces jugador de Pro Bowl, Jack Doyle, liderando el camino, y Mo Alie-Cox como complemento.

No, Tim Tebow no estará jugando como ala cerrada para los Jaguars este año … al menos eso creemos. El titular en la posición será Chris Manhertz, recién arribado de los Carolina Panthers, con James O’Shaughnessy y Luke Farrell redondeando un grupo un tanto gris. Donde puede brillar Jacksonville aquí es entre los receptores abiertos, donde Marvin Jones Jr. se incorpora a la dupla de DJ Chark Jr. y el versátil Laviska Shenault Jr. Tavon Austin y Jamal Agnew podrían tener roles duplicados como especialistas en devoluciones, pero queda la duda de cuánto podrán aportar realmente a la ofensiva.

Como en el caso de los corredores, hay una colección de nombres más o menos reconocidos en Houston entre los receptores abiertos, pero básicamente se trata de jugadores que ya debemos considerar de rol. Están liderados por Brandin Cooks, quien estará acompañado por Anthony Miller, Chris Conley y Andre Roberts. Jordan Akins es el ala cerrada principal en una posición que genera poca emoción al revisar la plantilla de Houston.

Línea ofensiva

  • 1. Colts

  • 2. Titans

  • 3. Jaguars

  • 4. Texans

Tener a uno de los dos mejores guardias en la NFL en Quenton Nelson por izquierda, a un centro dos veces elegido al Pro Bowl en Ryan Kelly, a un tackle izquierdo dos veces elegido al Pro Bowl en Eric Fisher, automáticamente te colocará en la conversación por la mejor línea ofensiva de la NFL. Ellos se ven completados por el guardia derecho Mark Glowinski y el tackle derecho Braden Smith, con Julie’n Davenport como suplente principal en ambas posiciones de tackle. Nelson y Kelly están en la lista de COVID actualmente, aunque se espera que retornen a tiempo para el arranque de la campaña regular, lo mismo que Wentz.

La situación de Tennessee con el brote de COVID-19 no es mucho mejor que la de Indy en términos de línea ofensiva, con el centro Ben Jones y el guardia Nate Davis fuera por un tiempo. Rodger Saffold III es un guardia titular con experiencia en la posición de tackle, algo que siempre será valioso, y los flancos son cubiertos por el tres veces jugador de Pro Bowl, Taylor Lewan, quien vuelve de una rotura de ligamento anterior cruzado, pero que debe estar listo para la apertura de temporada. Después del monumental fiasco que fue la selección de Isaiah Wilson en la primera ronda del Draft 2020, el puesto de tackle derecho es nominalmente para el veterano Ty Sambrailo, aunque se espera que el novato Dillon Radunz tarde o temprano pelee por el empleo, o al menos por uno de los puestos interiores.

Jacksonville tiene como ancla de su línea ofensiva al guardia Andrew Norwell, por quien pagaron una millonada en agencia libre hace tres años después de una campaña All-Pro para los Panthers. Aunque no ha vuelto a replicar ese nivel, sigue siendo el mejor jugador de una línea donde el tackle izquierdo Cam Robinson porta la designación de jugador franquicia y se juega la posibilidad de ganarse una cuantiosa extensión de contrato. A.J. Cann en el guardia derecho cumple, y el tackle derecho Jawaan Taylor tiene espacio para crecer todavía. El suplente interior Tyler Shatley es confiable en ese rol.

Hablando de pagar inmensas recompensas, eso fue lo que entregó Houston a los Miami Dolphins por el tackle izquierdo Laremy Tunsil, una movida que en retrospectiva no luce tan bien no por culpa del liniero, sino porque los Texans atraviesan una profunda reconstrucción y esos recursos pudieron haber sido destinados en otras áreas. Individualmente, no hay que reprocharle nada a Tunsil, quien ha sido elegido al Pro Bowl en cada una de sus dos temporadas en Houston. Quien no ha respondido de la misma manera es el tackle derecho Tytus Howard, recluta de primera ronda. Este año, tendrá la competencia de Marcus Cannon, proveniente de los Patriots. En el interior, Justin Britt tomará el centro luego de seis campañas con los Seattle Seahawks como parte de la unidad tan criticada por Russell Wilson. Se verá flanqueado por Max Scharping y el nómada Justin McCray como sus guardias. Fuera de Tunsil, no hay mucho de qué emocionarse por acá.

Línea defensiva

  • 1. Colts

  • 2. Titans

  • 3. Jaguars

  • 4. Texans

DeForest Buckner es un liniero ofensivo interior del Top-5 en la NFL, y su presencia en Indianapolis a partir de la campaña pasada, una en la que fue incluido en el primer equipo All-Pro, elevó notablemente el nivel del otro tackle, Grover Stewart, algo que siempre se busca con jugadores de alto perfil. Por fuera, el novato Kwity Paye ya es dueñoñ de un puesto titular como ala por izquierda, jugando al lado opuesto de Tyquan Lewis. Si este equipo puede generar presión consistente por fuera para complementar el trabajo de Buckner, puede meterse en la conversación como una de las mejores unidades defensivas de la NFL.

En Tennessee, hay mucho optimismo de que Jeffery Simmons se convertirá en una súper estrella en su tercer año. La llegada de Denico Autry en agencia libre es una movida altamente subvalorada, luego de una campaña de 7.5 capturas para Indy. Teair Tart iniciará como tackle nariz en medio de ellos, con poca experiencia después de iniciar uno de los siete partidos en que jugó el año pasado como novato no reclutado, respaldado por el trabajo de Anthony Rush. Desafortunadamente, Tennessee no podrá contar con Kyle Peko como parte de su roación.

Finalmente, Jacksonville parece haberse convencido de que Taven Bryan nunca colmará sus expectativas como recluta de primera ronda, y aparece en un rol de suplente como ala defensiva detrás de los titulares Malcom Brown y Roy Robertson-Harris, ambos veteranos rostros nuevos para Jacksonville. Brown ha jugado primordialmente como tackle defensivo en sus dos equipos previos, Patriots y New Orleans Saints.

Houston se despidió del mejor jugador en la historia de la franquicia cuando J.J. Watt pidió su corte para emigrar al desierto para sumarse a los Arizona Cardinals. Lo que deja atrás es poco alentador. Whitney Mercilus es por mucho el mejor liniero defensivo de los Texans, pero se muda a la posición de ala luego de desempeñarse como apoyador externo en un esquema 3-4 en los primeros nueve años de su carrera. Lo mismo ocurre con Jordan Jenkins, firmado desde los Jets, para jugar como ala al lado opuesto. En el interior, el tackle Maliek Collins es decente, pero no dominante. Vincent Taylor, un jugador de rol con los Browns, Buffalo Bills y Dolphins, los tres equipos con los que ha estado en cuatro años como profesional, será el otro tackle titular, rotando con Ross Blacklock.

Linebackers

  • 1. Texans

  • 2. Colts

  • 3. Titans

  • 4. Jaguars

Si Bobby Wagner no es en la actualidad el mejor linebacker de sistema 4-3 en la NFL, lo debe ser Darius Leonard de los Colts. El apoyador del lado débil lleva dos selecciones como All-Pro y dos invitaciones al Pro Bowl en apenas tres años en la NFL. Pero, por más bueno que sea Leonard, no puedo dejar de mencionar la desconfianza que me producen todavía Zaire Franklin y Bobby Okereke como los otros dos titulares del grupo. Entre ellos, E.J. Speed y Matthew Adams, no hay un solo apoyador de los Colts con más de tres años de experiencia en la NFL.

La firma de Bud Dupree en la agencia libre debe ayudar a Tennessee a resolver uno de sus grandes problemas de los años recientes: una incapacidad para generar presión constante desde el exterior. Viene de una rotura de ligamento anterior cruzado en su última temporada con los Pittsburgh Steelers, por lo que podría tardar un poco en volver a entrar en ritmo, como la mayoría de jugadores que sufren este tipo de lesión, pero su sola presencia deberá aliviar un poco la carga de trabajo de Harold Landry III en la orilla opuesta. En el interior, Jayon Brown y Rashaan Evans son los titulares, con Brown destacándose como el mejor de los dos durante la temporada pasada. El éxito de este grupo para Tennessee dependerá mucho del nivel que muestre Dupree.

Este grupo posicional es el de mayor talento en toda la AFC Sur, y para ser honesto, la mejor apuesta que tiene Jacksonville para ser competitivo al menos en un área de la defensiva. Josh Allen y K’Lavon Chaisson ocuparán los dos puestos exteriores, con la misión de elevar la presión sobre los quarterbacks, mientras Myles Jack y Damien Wilson hacen el trabajo sucio en el interior. Jack podría perder algo de espacio para moverse con libertad de lateral en lateral en el nuevo esquema, pero también deberá verse más protegido contra los linieros ofensivos rivales.

Aunque no lo crean, el grupo de linebackers de Houston no solo no luce tan mal, sino podría ser el mejor grupo en toda la plantilla, también. Zach Cunningham es un apoyador externo extremadamente activo, y Christian Kirksey es una máquina de tacleo cuando se mantiene sano, algo que no ha sucedido en los últimos tres años. El otro titular Kevin Pierre-Louis y el suplente de mayor cartel, Kamu Grugier-Hill, poseen amplia experiencia.

Defensiva secundaria

  • 1. Colts

  • 2. Titans

  • 3. Jaguars

  • 4. Texans

El safety Julian Blackmon fue una revelación en el 2020 como novato de tercera ronda para Indianapolis, liderando a una defensiva secundaria que incluye a los esquineros Xavier Rhodes, Rock Ya-Sin y Kenny Moore II en los puestos principales. El veterano T.J. Carrie como parte de la rotación aporta profundidad. El otro safety titular es Khari Willis, un jugador de tercer año que inspiró lo suficiente a Indy como para dejar emigrar a Malik Hooker.

Hablando de dejar caminar a ex reclutas de primera ronda, los Titans hicieron lo propio con el esquinero Adoree’ Jackson, dándole su puesto titular al recién firmado Janoris Jenkins quien, sin embargo, pasará buena parte del tiempo en la ranura. El recluta de segunda ronda del 2020, Kristian Fulton, será el otro titular perimetral, con ayuda de Breon Borders, Chris Jackson, y el novato Elijah Molden como parte de la rotación. En la posición de safety, Kevin Byard se ha establecido como una fuerza en Tennessee, pero contará este año con un nuevo socio en la dupla titular, con Amani Hooker sucediendo en el puesto a Kenny Vaccaro quien ya no está con el club. Dane Cruikshank vuelve de una lesión, y el veterano Bradley McDougald firma proveniente de los Jets para aportar experiencia entre los suplentes.

Los Jaguars poseen potencial para tener una de las mejores duplas de esquineros de la liga, pero la sola llegada de Shaquill Griffin vía agencia libre de Seattle no será suficiente. El recluta de primera ronda del año pasado, CJ Henderson, tiene potencial para cosas grandes, pero su nivel de juego fue disminuyendo conforme avanzó la pasada temporada, influenciado sin duda por lesiones. El novato de segunda ronda, Tyson Campbell competirá por minutos entre titulares, mientras que el jugador de cuarto año, Tre Herndon, también desempeñará un rol importante en la formación, con 26 partidos iniciados en el último par de años. El tándem de profundos titulares es totalmente nuevo, con Rudy Ford preveniente de los Eagles, y Rayshawn Jenkins proveniente de los Chargers. Ninguno llega con gran cartel, y acoplarse a la misma frecuencia, junto con el novato de tercera ronda, Andre Cisco, puede ser un proceso tardado.

Siguiendo con el tema de caras nuevas para puestos titulares, eso es exactamente lo que presentarán los Texans, con Desmond King II y Terrance Mitchell en las esquinas, al menos para el primer partido, en lo que cumple el partido de suspensión que le falta Bradley Roby, el mejor jugador de Houston en toda su defensiva secundaria. Vernon Hargreaves III aporta una presencia veterana detrás de ellos como cuarto esquinero. El safety Justin Reid ya es uno de los líderes de la unidad, y se verá emparejado por segundo año consecutivo con Eric Murray como los titulares en la última línea. Lonnie Johnson Jr. y Terrence Brooks son, de hecho, un par de safeties confiables en roles reservas.

Coaches

  • 1. Titans

  • 2. Colts

  • 3. Jaguars

  • 4. Texans

No hay mucha diferencia entre los que aparecen en los dos primeros lugares, con Mike Vrabel recibiendo el sitio de honor simplemente porque ha llevado a Tennessee a un paso más profundo en la postemporada que Frank Reich en Indianapolis. Ambos son ex jugadores de la NFL con largas carreras, que se han ganado la confianza de sus pupilos, aunque Vrabel claramente está especializado en la parte defensiva, y Reich en la parte ofensiva. Si los Reich y los Colts logran encontrar la fórmula para regresar el tiempo al 2017, hablando del nivel juego de Wentz, entonces se convierten en candidatos para disputar el título no solo de la división, sino de toda la conferencia.

Urban Meyer fue un ganador consumado en las filas colegiales, pero en sus primeros meses en la NFL se le ha visto incómodo. Se ha quejado del proceso de contratación de agencia libre, denunciando que se tiene que firmar a jugadores sin poder ponerlos a prueba antes, y recientemente se metió en problemas hablando acerca del status de vacunación como criterio para cortar y retener jugadores. Por si fuera poco, son numerosos los reportes mediáticos locales que señalan una falta de confianza entre algunos jugadores en el vestidor y el head coach. Ganar lo cura todo, pero habrá que ganar mucho para sanar muchos de los males que parecen sufrir los Jaguars en este momento.

Los Texans deben estar en la competencia por la plantilla con menos talento de principio a fin en la NFL, y mucho de eso se lo pueden agradecer al ex entrenador en jefe Bill O’Brien en su faceta de gerente general de facto. David Culley asumió las riendas sin que su nombre realmente apareciera entre los candidatos de moda durante el proceso de contratación, y hay señales que apuntan hacia el inexplicable salto de Jack Easterby desde el puesto de capellán del equipo a vicepresidente de operaciones deportivas de los Texans, como parte del motivo por el cual este empleo no generó el mismo interés que otras vacantes. Por si fuera poco, el proceso de contratación del gerente general Nick Caserio fue el motivo por el cual Watson exigió su salida inmediata de Houston, antes de que se le viniera encima una avalancha de problemas legales. Todas esas cuestiones fuera del emparrillado dificultarán, sin duda, la tarea de Culley mientras intenta hacer relevantes a los Texans nuevamente.

Líneas de apuesta

  • 1. Titans

  • 2. Colts

  • 3. Jaguars

  • 4. Texans

Las líneas de dinero para que Tennessee obtenga su segunda corona consecutiva oscilan entre -120 y -110, ubicándose con las mejores probabilidades, de acuerdo a múltiples sportsbooks en línea. Son seguidos por Indianapolis, que se coloca en el rango de +140 a +150 en el segundo puesto. Luego, hay una distancia considerable hasta Jacksonville, que va de +600 a +800 en varios portales de apuestas. Finalmente, allá a lo lejos están los Texans, con líneas de dinero de +2500 a +3000.

Pronósticos para el 2021

  • 1. Titans

  • 2. Colts

  • 3. Jaguars

  • 4. Texans

Es curioso que los dos mejores equipos del sector enfrenten brotes importantes de COVID-19 actualmente, aunque se espera que Titans y Colts recuperen a sus titulares a tiempo para el inicio de temporada. Tennessee regresa con una fórmula probada, mientras que por cuarto año consecutivo, los Colts tendrán a un nuevo quarterback titular bajo centro. Indy acertó el año pasado exprimiéndole una temporada final a Philip Rivers que, pese a los altibajos, fue exitosa, estampada con un regreso a postemporada. Sin embargo, asumir en automático que Wentz será capaz de hacer lo mismo sería un error, por más que exista esa familiaridad con Reich.

Cuando llegas a un equipo que solo ganó un partido en la temporada previa, hablar de duplicar o triplicar tu total de victorias en el primer año no debe ser algo extraño, aunque tampoco será precisamente fuente de optimismo que Jacksonville acabe con una marca de 3-14 su primera campaña bajo el mando de Meyer. Hay un montón de cosas respecto al juego colegial, dentro y fuera del campo, que no se trasladan a la NFL, y el proceso de aprendizaje de Meyer no ha terminado. No todos los coaches universitarios exitosos logran hacer la transición como Pete Carroll. Habiendo dicho eso, hay mucho que emociona de este equipo, comenzando por Lawrence. Sin embargo, sería mejor esperar cosas importantes a mediano plazo, en lugar del futuro próximo.

Para ser bastante honesto, no estoy seguro si Houston ha tocado fondo o sigue descendiendo. Mucho dependerá de lo que ocurra con Watson, quien fue incluido en la lista final de 53 hombres por lo que está claro que el plan de los Texans es mantenerlo en plantilla y cobrando, mientras llega una oferta de canje lo suficientemente cuantiosa para cortar lazos. De cualquier modo, resulta casi imposible de creer que volverá a jugar para esta franquicia. El problema es que mientras se resuelve su situación, proyecta una sombra enorme sobre lo que intenta hacer el club en una de las reconstrucciones más profundas de los últimos años. Los Texans estarán poniendo tanta atención en los quarterbacks colegiales con elegibilidad para saltar al draft este año, como en sus propios pasadores cuando salten a jugar los domingos, se los garantizo.

.