Previa NFL 2021: ¿Cuál es el mejor equipo de la AFC Este en cada posición, y quién ganará la división?

Echamos un vistazo, posición por posición, para encontrar quien cuenta con la mejor plantilla en la AFC Este, para así coronarse en la división

Se han disputado 21 temporadas de NFL en lo que va del siglo, y únicamente cuatro de ellas –una en los últimos 12 años– han visto a un campeón divisional que no sean los New England Patriots.

No debe sorprender que los Buffalo Bills, monarcas en el sector el año pasado y poseedores de una de las plantillas más talentosas de la NFL, han acaparado la atención de todos en esta división, con el resto de los equipos esperando cerrar distancias.

La mayor amenaza a los Bills son los Patriots, con los Miami Dolphins y New York Jets todavía mirando desde lejos la posibilidad de alzarse como contendientes serios en la Conferencia Americana.

Quarterbacks

  • 1. Bills

  • 2. Patriots

  • 3. Jets

  • 4. Dolphins

Josh Allen dio uno de los saltos más notables que se recuerden en la historia reciente de la liga, en términos de una temporada a otra, y no sería descabellado esperar, incluso, una leve caída en el 2021, simplemente porque lo que hizo el año pasado es increíblemente complicado de sostener. Es, con distancia, el mejor pasador del sector, y una mayor madurez y mejor toma de decisiones –ambas llegan con el tiempo– lo convertirán en un quarterback más cerebral, sin olvidar sus notables cualidades atléticas.

En New England, la competencia entre Cam Newton y Mac Jones ha robado los reflectores, con ambos luciéndose a lo largo del verano en prácticas y partidos de pretemporada. Newton no es el mismo que ganó el premio como Jugador Más Valioso de la NFL en el 2015, pero se le nota más recuperado físicamente del hombro y con mayor confianza en el sistema de los Patriots. Jones ha sido un gran discípulo, esperando pacientemente por sus oportunidades y aprovechándolas, cuando Newton estuvo ausente por protocolos de COVID-19. La combinación de estos pasadores –ambos verán acción en la campaña– tiene potencial para doble dígito de victorias, dependiendo de que se vayan acomodando las piezas a su alrededor.

Tengo muchas dudas sobre quién debe ser el tercer pasador titular de este sector, y me decanto por Zach Wilson, simple y sencillamente porque los Jets han depositado toda su fe en él, algo que no se puede decir de los Dolphins con Tua Tagovailoa. En New York, nunca hubo una competencia por la titularidad, y todo el verano se ha enfocado en darle a Wilson la mayor cantidad de repeticiones para que llegue a la temporada regular bien cómodo en el sistema ofensivo. Sin una jugada de partido real, todavía, al menos este equipo no tiene dudas para el 2021.

En Miami, la cosa es incierta. Seguro, los Dolphins dejaron pasar la oportunidad de seleccionar a un quarterback en la pasada primera ronda, un gesto que se entiende como un voto de confianza para Tagovailoa después de una campaña de novato de muchos altibajos, pero también se trata del pasador que Miami rutinariamente sacó de los partidos cerrados el año pasado en lugar de aprovechar potenciales lecciones cruciales para el desarrollo de cual quier quarterback con oportunidades de remontada. Por si fuera poco, Miami está –según múltiples reportes mediáticos– en discusiones por el canje de Deshaun Watson con los Houston Texans, con todo y que su futuro como jugador es incierto por graves acusaciones legales, y que el costo de la transacción –de acuerdo a un reporte de Yahoo! Sports– ascendería a tres selecciones de primera ronda y dos de segunda. Sea como sea que resulte lo de Watson, hay ciertos indicios de que todavía hay dudas respecto a si el equipo está al 100 por ciento comprometido con el proyecto Tagovailoa.

Si hablamos de suplentes, los Bills y Patriots están en mejor situación con Mitchell Trubisky y quien pierda la competencia en New England –probablemente Jones— que los Dolphins con Jacoby Brissett, o los Jets con Mike White.

greyline

Corredores

  • 1. Patriots

  • 2. Bills

  • 3. Dolphins

  • 4. Jets

New England es el claro líder en este rubro, con Damien Harris firmemente establecido como titular de un grupo que incluye a James White, al novato sorpresivo Rhamondre Stevenson, y al explosivo J.J. Nelson. Es tan completo este grupo que New England se dio el lujo de deshacerse por la vía del canje de Sony Michel, un reciente recluta de primera ronda.

Después, hay que colocar a Buffalo con la dupla conformada por Devin Singletary y Zack Moss. Como en el caso de los Pats, ninguno de los corredores aquí es precisamente dominante, pero el valor está en la producción que se puede lograr de manera colectiva. La suma de Matt Breida como tercera opción –si sobrevive los recortes– no es despreciable.

Miami apostó el año pasado a una pareja conformada por Breida y Jordan Howard, solo para que ninguno de los dos fuera factor, y en cambio Myles Gaskin se convirtiera en la carta fuerte del backfield. Este año, el confiable Malcolm Brown será su suplente principal, con Salvon Ahmed buscando aportar aquí y allá.

Los Jets son el equipo más vulnerable aquí, poniendo todas sus fichas en la familiaridad de grupo de entrenadores con Tevin Coleman gracias a sus días con los San Francisco 49ers. Lo cierto es que Coleman nunca ha sido un corredor primario de tiempo completo, y viene de una temporada con pocos minutos, por lesiones. Detrás de él, la moneda está literalmente en el aire con Ty Johnson, La’Mical Perine, y el novato Michael Carter.

greyline

Receptores abiertos y alas cerradas

  • 1. Bills

  • 2. Dolphins

  • 3. Patriots

  • 4. Jets

Los Bills pagaron una suma cuantiosa por Stefon Diggs, pero el receptor abierto respondió con la mejor campaña de su carrera, instalándose en la primera línea en la liga, con su primera campaña de Pro Bowl y All-Pro. Este año, se verá mejor apoyado gracias a la incorporación de Emmanuel Sanders a un grupo que ya incluía a Cole Beasley, Isaiah McKenzie y Gabriel Davis.

Por su lado, los Dolphins esperan que DeVante Parker logre recuperar parte del brillo que mostró en el 2019, y para ello confían en que los regresos de Albert Wilson y Preston Williams, aunado a la llegada vía primera ronda del draft de Jaylen Waddle y la suma del veterano Will Fuller V –quien debe cumplir una suspensión de la liga– ayude a redondear a un grupo que también incluye a Jakeem Grant. No es todavía la fortaleza del equipo, pero de Waddle depende mucho que este grupo de receptores se convierta en la columna vertebral de la ofensiva.

Los Patriots se inclinaron por la veteranía de Nelson Agholor y Kendrick Bourne, para combinar con Jakobi Meyers, N’Keal Harry –quien hace unas semanas había pedido su canje– y Gunner Olszewski. No fueron las contrataciones más vistosas de la agencia libre, y no se compara a lo que hicieron en la posición de ala cerrada, pero es mejor a lo que tuvieron el año pasado.

Los Jets invirtieron en el agente libre Corey Davis, un ex recluta N° 5 global del draft del 2017 que nunca dio el estirón definitivo para los Tennessee Titans, y la selección del novato Elijah Moore para la ranura, como acompañantes de Jamison Crowder y Keelan Cole. Por su lado, Denzel Mims, elegido en la segunda ronda del año pasado, ha tenido problemas para mostrar algún impacto con el club.

En el rubro de alas cerradas, nadie se aproxima a lo que tendrá New England con Hunter Henry y Jonnu Smith, ambos firmados en la agencia libre, más lo que se pueda rescatar de Devin Asiasi, quien no la pasó muy bien en su año de novato durante el 2020 como recluta de tercera vuelta.

Miami tiene un sólido titular en Mike Gesicki, pero no hay gran profundidad detrás de él, mientras que los Bills siguen esperando a que Dawson Knox adquiera un mayor rol, después de perder a Tyler Kroft ante New York quien lo emparejará junto a Chris Herndon, de quien se sigue hablando como elemento con potencial, pero que no ha podido precisamente convertirlo en gran producción.

greyline

Línea ofensiva

  • 1. Bills

  • 2. Patriots

  • 3. Jets

  • 4. Dolphins

La unidad conformada por Buffalo regresa, con algunos cambios menores, respecto al año pasado cuando consiguieron hilar una temporada más que sólida en términos de protección de pase, anclados por el tackle izquierdo Dion Dawkins, y con Cody Ford pasando permanentemente a la posición de guardia, dejando el tackle derecho a Darryl Williams. Mitch Morse es subvalorado como centro, y Jon Feliciano vuelve a retomar el puesto de guardia que ganó en el transcurso de la pasada temporada. El novato Spencer Brown debe proveer garantía en las orillas.

Isaiah Wynn se mantiene como una promesa a la que rápidamente se le acaba el tiempo para establecerse como el tackle izquierdo definitivo de los Patriots, luego de ser elegido en la primera ronda del draft del 2018. La vuelta de Trent Brown para asumir responsabilidades como tackle derecho –después de una muy redituable estancia con Las Vegas Raiders— servirá para estabilizar la línea, y se esperan cosas importantes de Michael Onwenu como guardia, luego de iniciar los 16 partidos del 2020 como novato en el puesto que ahora es de Brown. David Andrews en el centro y Shaq Mason en el otro puesto de guardia brindan un elemento de continuidad que es muy importante, a pesar de haberse quedado sin el guardia All-Pro, Joe Thuney, quien emigró a los Kansas City Chiefs.

El masivo Mekhi Becton pinta para futuro jugador de Pro Bowl con los Jets, y la adquisición de Morgan Moses para asumir al lado opuesto de la línea es una de las movidas más subvaloradas en New York en el actual receso de temporada. Debe imponerse a George Fant como titular en relativamente poco tiempo. En el interior, el novato de primera ronda Alijah Vera-Tucker ya es titular, junto al centro Connor McGovern y el otro guardia, Greg Van Roten. El veterano Dan Feeney provee buena versatilidad como suplente en las posiciones interiores, y Fant ha jugado ambos lados de la línea en su carrera profesional. Todavía hay espacio para mejorar, pero esta unidad toma forma poco a poco.

Miami no deja de barajar los naipes en la posición, adquiriendo en el último par de semanas vía canjes al tackle Greg Little y al centro Greg Mancz para sumar a una unidad donde todavía buscan consolidarse Austin Jackson, Robert Hunt y Solomon Kindley, reclutas de draft del año pasado. A ellos hay que sumarle al novato de este año Liam Eichenberg en la conformación de una unidad con mucha juventud y pocas repeticiones juntos en su configuración actual. El tackle derecho Jesse Davis de cuarto año, quien llegó como agente libre no reclutado para iniciar 56 de los 63 partidos en que ha jugado –en múltiples posiciones– como profesional, es el elemento más confiable del grupo.

greyline

Línea defensiva

  • 1. Bills

  • 2. Dolphins

  • 3. Jets

  • 4. Patriots

El grupo que se ha armado Buffalo tiene la oportunidad de ser muy especial. El tackle Ed Oliver tiene destellos muy brillantes contra el pase, y el regreso de Star Lotulelei después de un año fuera por temores al COVID-19 apuntalará el interior contra la carrera. Sin embargo, el verdadero deleite será por fuera, donde los Bills convirtieron a su punto más débil en una fortaleza. Acompañando a los veteranos titulares nominales Jerry Hughes y Mario Addison estarán los novatos de primera y segunda ronda, Gregory Rousseau y Boogie Basham, el recién firmado agente libre Efe Obada, y el recluta de segunda ronda del año pasado, AJ Epenesa, de quien se ha dicho tuvo un verano notable.

Miami posee una tercia más que sólida al frente, liderada por el ala Christian Wilkins, quien tiene talento para convertirse en estrella. Al otro lado, Emmanuel Ogbah fue inexplicablemente desechado por los Cleveland Browns en su momento, pero es más que cumplidor. En la nariz, Raekwon Davis todavía está en el proceso de aprendizaje como ancla, pero posee un techo alto. La rotación queda complementada por tipos confiables como el enorme John Jenkins y Adam Butler.

Los Jets pueden presumir a uno de los jóvenes con mayor potencial en la liga en Quinnen Williams como uno de sus tackles defensivos, jugando al lado del veterano Sheldon Rankins. New York sufrió un golpe devastador cuando su contratación más importante de la agencia libre, el ala Carl Lawson, quedó lastimado en una práctica conjunta con los Green Bay Packers, obligándole a perderse el año. El equipo adquirió en canje a Shaq Lawson, pero la distancia entre ambos es notoria. Eso deja a los Jets extremadamente vulnerables por fuera, donde los titulares nominales serán John Franklin-Myers y Bryce Huff, por ahora.

Finalmente, New England posee una unidad de hombres más que de nombres. Deatrich Wise Jr., y Lawrence Guy entienden lo que espera Belichick de ellos, y se verán acompañados por el ex jugador de los Jets, Henry Anderson, y el ex jugador de los Dolphins, Davon Godchaux. No hay que quitarle la mirada al novato Christian Barmore, quien posee los atributos para ser dominante en el interior. Como parte de la rotación, nombres como Chase Winovich, Akeem Spence, Montravius Adams y Byron Cowart completan un grupo competitivo.

greyline

Linebackers

  • 1. Patriots

  • 2. Bills

  • 3. Dolphins

  • 4. Jets

El regreso de Dont’a Hightower –después de optar por no jugar la campaña pasada a causa de la pandemia– es apenas el principio de todos los motivos por los cuales hay que emocionarse con este grupo, si se es aficionado a New England. También, regresa Kyle Van Noy a tomar una de las posiciones exteriores, al lado opuesto del recién firmado agente libre Matt Judon. Entre los reservas, Ja’Whaun Bentley ha jugado muchísimos minutos, demostrando ser un elemento capaz, y se hablan cosas muy buenas de lo mostrado por Josh Uche en el receso de campaña. El suplente Anfernee Jennings también tendrá minutos suficientes como parte de la rotación.

Los Bills se anotaron una victoria de temporada baja con la recontratación de Matt Milano, cuando parecía que emigraría en la agencia libre. En el centro, el dos veces seleccionado al Pro Bowl, Tremaine Edmunds, está listo para consagrarse definitivamente como el mejor linebacker medio de la división, mientras que por el lado fuerte, A.J. Klein es un veterano que cumple. Posiblemente, la profundidad no sea la ideal, con suplentes como Marquel Lee, Tyler Matakevich y Andre Smith, pero el núcleo está en excelentes manos.

La dupla de Jerome Baker y Elandon Roberts en el interior es confiable, de cara a su segunda temporada juntos para los Dolphins. Por fuera, el novato Jaelan Phillips debe aportar mucho en el rubro de la presión sobre los quarterbacks, compitiendo por minutos con Brennan Scarlett, Duke Riley y Andrew Van Ginkel, principalmente. Desafortunadamente, Miami no podrá contar por segundo año consecutivo con Vince Biegel, quien inició 10 partidos en el 2019, debido a una rotura de tendón de Aquiles.

En los cinco años del 2014 al 2019, C.J. Mosley fue seleccionado al Pro Bowl cuatro veces, cimentándose como uno de los mejores linebackers medios jóvenes de la liga con los Baltimore Ravens. En la campaña del 2019, se lastimó en el segundo partido, poniendo fin prematuro a su primera campaña con los Jets, y el año pasado se quedó sin jugar a causa de la pandemia. Quizás, sea mucho esperar que recupere instantáneamente si nivel de Pro Bowl, pero su sola presencia como líder de la unidad defensiva deberá ser impulso importante para los neoyorquinos. Quien se suponía sería su socio principal en la unidad, Jarrad Davis, se perderá aproximadamente dos meses por un problema en el tobillo. El resto de los nombres que acompañarán a Mosley inspiran menos confianza: Noah Dawkins, Del’Shawn Phillips, Jamien Sherwood y el novato Hamsah Nasirildeen son los principales.

greyline

Defensiva secundaria

  • 1. Dolphins

  • 2. Bills

  • 3. Patriots

  • 4. Jets

El mejor movimiento de temporada baja para Miami fue solucionar su asunto contractual con Xavien Howard, el tercer mejor esquinero de la división pero dos veces líder en intercepciones de la NFL, incluyendo el año pasado con 10. Con Howard contento, y Byron Jones al otro lado, nadie posee una dupla más talentosa que la de los Dolphins en las esquinas, muy bien apoyados por la llegada de Justin Coleman para tomar la ranura. La pareja de profundos conformada por Eric Rowe y Jason McCourty no es de élite, pero ambos son profesionales que saben cómo cumplir. Quien deja dudas es Noah Igbinoghene, quien solo inició dos partidos como recluta de primera ronda el año pasado. No habla muy bien de tu posición en el orden de plantilla que estés jugando la última jugada del último partido de pretemporada, cuando solo están en el campo aquellos de tercer equipo peleando por no ser cortados. Igbinoghene no será cortado, pero …

Como Howard, Tre’Davious White es también un dos veces seleccionado al Pro Bowl y una vez All-Pro, además de que también ya sabe lo que es liderar a la NFL en intercepciones, hazaña que logró en el 2019. White le brinda a los Bills un auténtico esquinero cerrojo, que además se entiende de maravilla con la que posiblemente sea la mejor dupla de safeties de la NFL, en Jordan Poyer y Micah Hyde. El otro esquinero titular es Levi Wallace, con Taron Johnson y Siran Neal recibiendo minutos.

El mejor esquinero en una división repleta de talento individual es Stephon Gilmore, un cuatro veces seleccionado al Pro Bowl y dos veces All-Pro de primer equipo, que también cuenta un premio como Jugador Defensivo del Año entre sus reconocimientos. Se encuentra muy bien arropado por los safeties Adrian Phillips, Kyle Dugger y sobre todo, el capitán de la defensiva, Devin McCourty. J.C. Jackson, uno de los backs defensivos más subvalorados de este sector, juega al lado opuesto de Gilmore, con Jonathan Jones acumulando minutos importantes, también. Hay que ver cómo se integra Jalen Mills, firmado como agente libre, a este grupo.

Para ser honesto, la separación entre los primeros tres equipos en este rubro es muy, muy poca, y gracias a ellos estamos ante el grupo posicional con mayor talento de la división. Lamentablemente, los Jets no están a la altura. El profundo Marcus Maye es líder indiscutible del grupo, y la adición de Lamarcus Joyner será clave para los Jets como tercer safety, acompañando a Maye y Ashtyn Davis, en paquetes ‘big nickel’. Sin embargo, las esquinas no parecen contar con la misma confiabilidad en manos de los titulares Bryce Hall y Bless Austin, respaldados por los suplentes Javelin Guidry, Elijah Campbell y el novato Michael Carter II, quien apunta a la titularidad en la ranura.

greyline

Coaches

  • 1. Patriots

  • 2. Bills

  • 3. Dolphins

  • 4. Jets

No hay mucho que pensarle aquí. Bill Belichick es uno de los mejores dos o tres que jamás lo haya hecho, y aunque no ha estado fino en la selección de talento en los drafts recientes, todavía es un maestro entre maestros a la hora de los ‘Xs’ y ‘Os’ del juego.

Sean McDermott se ganó una más que merecida extensión de contrato en Buffalo hace un par de semanas, y es un firme candidato para ser designado Coach del Año si los Bills mantienen su trayectoria ascendente.

En Miami, el coach Brian Flores logra exprimir mayor producción de lo que sugieren los nombres que tiene a su disposición; sin embargo, todavía no demuestra que puede ganar cuando se espera que gane, todavía no demuestra que puede ganar consistentemente, y su gestión en el tema Tagovailoa el año pasado dejó mucho qué desear.

Adam Gase fue históricamente malo para los Jets el año pasado, así que superar a su predecesor no debe ser nada complicado para Robert Saleh en su primer año como head coach en la NFL. Un tipo ampliamente respetado alrededor de la liga, nunca ha sido entrenador en jefe a ningún nivel, y su única experiencia como coordinador fueron los cuatro años previos al frente de la defensiva de los 49ers. Su tarea más importante es reestablecer la cultura en New York, y no es realista esperar resultados inmediatos en una franquicia tan acostumbrada a navegar en las profundidades de la clasificación.

greyline

Líneas de apuesta

  • 1. Bills

  • 2. Dolphins

  • 3. Patriots

  • 4. Jets

Con líneas que dominan en -150 y van hasta -164 en un número importante de sportsbooks en línea, los Bills son los amplios favoritos para repetir como campeones divisionales en el 2021, luego de conquistar la AFC Este por primera ocasión desde 1995. En segundo lugar, hay prácticamente un empate entre Miami y New England. Las líneas de los Dolphins van desde el +325 al +350, mientras que los Patriots se ubican con líneas de +340 a +360. Finalmente, los Jets están lejos del resto, con líneas que pagan desde +1600 a +2500 como campeones del sector.

greyline

Pronósticos para el 2021

  • 1. Bills

  • 2. Patriots

  • 3. Dolphins

  • 4. Jets

Buffalo posee una de las dos o tres plantillas más completas en toda la NFL, y no basta con colocarlos como favoritos para ganar la división, sino deben estar en la conversación por ganar la conferencia. No existen huecos obvios para ellos, y tendría que pasar una tragedia para que no estén disputando postemporada nuevamente.

Los Patriots tienen interrogantes en varias posiciones, incluyendo la más importante sobre el terreno de juego, pero sus dos opciones presentes —Newton del 2021 y Jones— lucen muy superiores a sus dos opciones del año pasado —Newton del 2020 y Jarrett Stidham–. Eso, por sí sólo, debe ayudar a que veamos un cuadro más competitivo. Si a eso le sumamos la cuantiosa pesca de la agencia libre, y la recuperación de uno de sus más consagrados líderes defensivos en Hightower, este equipo tiene herramientas para hacer ruido en la AFC.

En Miami, me queda una sensación de incredulidad, particularmente porque creo que el equipo logró alcanzar una mejor marca de la que se esperaba el año pasado. Bien cabe la posibilidad de que las aguas retomen su nivel, particularmente después de echar un vistazo a una plantilla en la que no hay un montón de adiciones deslumbrantes respecto al año pasado, y en la que se apuesta al progreso con un año más de experiencia para un núcleo muy joven de jugadores. En ciertos casos, para este tipo de equipos, es más sencillo dar un paso hacia atrás que otro hacia adelante.

Los Jets son un equipo que apenas va en los cimientos de la reconstrucción, por más que parezca que están permanentemente en este estado. El nombramiento de Saleh como nuevo piloto de los neoyorquinos fue visto con muy buenos ojos de manera casi unánime, algo que no sucedió con Gase, pero todavía hace falta ganar partidos para poder hablar de éxito. Los Jets asumieron un riesgo enorme apostándolo todo al quarterback Wilson, básicamente focalizándose en el producto de BYU a lo largo de todo el proceso de draft, descartando otras opciones. Sin un plan-B en la posición, la fortaleza mental de Wilson y muchos otros jugadores jóvenes será puesta a prueba cuando se compruebe que no ganarán partidos con tremenda frecuencia.

.