Previa NFL 2021 ¿Cuál es el mejor equipo de la NFC Este en cada posición, y quién ganará la división?

Echamos un vistazo, posición por posición, para encontrar quien cuenta con la mejor plantilla en la NFC Este, y por ende, quien es el favorito para coronarse en la división durante la temporada del 2021 de la NFL

La NFC Este fue un desastre durante la temporada pasada. Ninguno de los cuatro equipos logró una marca ganadora, y el Washington Football Team se metió a la postemporada con un título divisional a cambio de un mediocre registro de 7-9.

Ninguno de los otros tres clubes lo hizo mucho mejor. Los Dallas Cowboys perdieron a Dak Prescott por una dramática lesión en el tobillo derecho –fractura compuesta y dislocación– y a pesar de que ninguno de los quarterbacks suplentes logró mantener a la ofensiva en ritmo durante su ausencia, la defensiva fue todavía peor.

Los Philadelphia Eagles perdieron por completo su brillo de equipo campeón del Super Bowl LII, y arrancan una nueva temporada con un head coach novato, y entre los favoritos para elegir en la parte alta del siguiente draft.

Finalmente, los New York Giants poseen un quarterback y un head coach en el asiento caliente, cuyo tiempo se acaba para demostrar que son o no la respuesta a largo plazo en la Gran Manzana. Bajo ese contexto, echamos un vistazo a cómo se comparan los cuatro equipos, grupo posicional por grupo posicional, para tratar de pronosticar cuál será el orden en que culminen la primera temporada regular de 17 partidos:

Quarterbacks

  • 1. Cowboys

  • 2. Washington

  • 3. Giants

  • 4. Eagles

Sí, Prescott viene de una lesión que abrevió su campaña a apenas cinco partidos en el 2020, y tendrá que demostrar que no hay efectos persistentes después de una lesión tan seria. Sin embargo, también se trata del único quarterback titular en el grupo con, al menos, una aparición de Pro Bowl a su nombre (dos, de hecho). En su última temporada completa con Dallas, se quedó apenas a 98 yardas de las 5,000, y de por vida ha lanzado 106 touchdowns contra 40 intercepciones. Ningún otro quarterback en la división puede acercarse a ese nivel de éxito individual, razón por la que ninguno otro posee un contrato como el que recién firmó Prescott, por cuatro años y 160 millones de dólares. Un reciente problema físico en el hombro de lanzar añade intriga al asunto.

El segundo en el orden sería Fitzpatrick, después de encontrar algo de brillo en su tiempo con los Miami Dolphins, luego de una larga carrera como nómada de NFL, la mayor parte de ella como suplente. La última vez que Fitzpatrick inició los 16 partidos de una campaña regular, fue en el 2015 para los New York Jets, que también es la única ocasión en su carrera de 16 años como profesional que lanzó para al menos 3,900 yardas. Detrás de Fitzpatrick, está Taylor Heinicke, quien tuvo una buena aparición en playoffs para Washington, contra los campeones reinantes del Super Bowl, Tampa Bay Buccaneers, pero que más allá de eso ha hecho poco en cuatro años en la liga. Washington está apostando que, a sus 38 años de edad, hay suficiente nivel de juego todavía en Fitzpatrick –lejos, el quarterback con más intentos de pase en su carrera sin conocer la postemporada– para mantener a flote a la ofensiva mientras la defensiva domina al otro lado del balón. Lo cierto es que, pase lo que pase en el 2021, Washington todavía no tiene un plan sólido en la posición a largo plazo.

En New York, Daniel Jones ha generado más decepciones que optimismo luego de dos campañas. Su marca acumulada como titular es de apenas 8-18, y las 22 intercepciones y 29 balones sueltos sufridos en ese par de años constituyen una preocupación mayor. El 2021 es una temporada crítica para el futuro de Jones, una donde los Giants deberán decidir si hacen válida la opción a un quinto año de contrato –o le brindan una extensión de contrato– o se deciden a buscar una alternativa en el siguiente receso de campaña.

Finalmente, están los Eagles. Su titular, por ahora, es Jalen Hurts, quien se quedó con el puesto titular desde la segunda mitad del año pasado tras desplazar a un altamente ineficiente Carson Wentz. Aquí es donde es difícil evaluar a Hurts. Sí, la ofensiva pareció mostrar un poco más de chispa una vez que tuvo la oportunidad de jugar, pero eso tiene que ver con el contraste que tuvo Wentz, candidato firme al peor quarterback del año pasado. Además, tampoco es que su nivel de juego haya redituado en grande, con una marca de 1-3 en sus cuatro salidas como titular. Sí, Hurts necesita una oportunidad genuina con un mejor elenco de apoyo del que tuvo el año pasado. Philly había estado en charlas con los Houston Texans por Deshaun Watson, y apenas hace un día adquirió en canje a Gardner Minshew II de los Jacksonville Jaguars. El Minshew que conocemos podría colocarse alrededor del lugar N° 28 o 29 entre los quarterbacks de la liga, es decir, mejor que apenas un puñado, entre los cuales podría estar Hurts. Minshew quizás no sea lo suficientemente bueno para ganar 10 partidos en una temporada, pero sí lo suficientemente bueno para generar una controversia de quarterbacks en Philly si Hurts no muestra progreso evidente.

greyline

Corredores

  • 1. Cowboys

  • 2. Giants

  • 3. Washington

  • 4. Eagles

Esta podría ser la posición con mayor talento en la división, al menos entre titulares. Ezekiel Elliott es un dos veces líder corredor de la NFL que viene de un año a la baja, pero que también jugó detrás de una línea ofensiva diezmada y sin quarterback titular. Los Giants poseen a un fuera de serie en Saquon Barkley que, sin embargo, debe demostrar que la lesión de la temporada pasada –rotura de ligamento anterior cruzado y esguince del ligamento medial colateral– ha quedado superada. Entre ellos dos, acumulan cuatro selecciones al Pro Bowl, una nominación al primer equipo All-Pro y un premio al Novato Ofensivo del Año, así como dos temporadas con al menos 2,000 yardas desde la línea de golpeo.

En un siguiente nivel viene Antonio Gibson, quien todavía está lejos de los primeros dos, por más que se celebre una campaña de novato con 1,042 yardas desde la línea de golpeo, aunque se espera que tenga un rol aumentado en su segundo año en Washington. Finalmente, viene Miles Sanders con dos temporadas de al menos 1,000 yardas desde la línea de golpeo para Philly, con potencial para crecer, aunque como en el caso de Gibson, todavía sin firmar una campaña siquiera de 900 yardas terrestres. Claramente, queda al descubierto que, de repente, no se mide con la misma vara, luego de escuchar las críticas contra Elliott después de una temporada de 979 yardas terrestres en el 2020 –su menor total como profesional–, jugando la mayor parte de la campaña sin sus tackles ni quarterback, casi como señal de que está acabado.

Entre los suplentes notables, Tony Pollard cerró la campaña pasada con fuerza para Dallas, y Devontae Booker, con los Giants, tuvo leves destellos durante su estancia con los Denver Broncos. Quizás Kenneth Gainwell pueda sorprender como novato de los Eagles, si logra arrancarle oportunidades a Boston Scott, y en Washington la dupla de J.D. McKissic y Peyton Barber emocionan poco.

greyline

Receptores abiertos y alas cerradas

  • 1. Cowboys

  • 2. Giants

  • 3. Eagles

  • 4. Washington

La llegada de DeVonta Smith es motivo para emocionarse en Philadelphia, seguro, pero lo cierto es que llega al grupo más débil de receptores en la división, uno que cuenta con el decepcionante novato de primera ronda del 2020, Jalen Reagor, y el ex quarterback de la Universidad de Houston, Greg Ward, como titulares. Travis Fulgham parecía cerca del destape el año pasado, pero se fue desvaneciendo, y ya ni hablemos de la decepción que ha sido el ex recluta de segunda ronda, J.J. Arcega-Whiteside.

Washington tiene en el receptor de tercer año Terry McLaurin a su máxima figura, pero todavía no demuestra que puede pasar de ser bueno a ser dominante, mientras espera por una invitación de Pro Bowl. Aquí, no entiendo mucho por qué hay tanta emoción alrededor de la llegada de Curtis Samuel, un jugador de rol que viene de iniciar apenas cinco partidos de 15 en el 2020, como nuevo titular al lado de McLaurin, o Adam Humphries, quien dejó muchísimo qué desear en dos años con los Tennessee Titans, luego de que parecía estar a la puerta de convertirse en un receptor de ranura de primera línea con los Buccaneers.

Los Giants están apostando a una agencia libre en la que sumaron a Kenny Golladay, con una selección de Pro Bowl en el bolsillo, a John Ross, quien viene de muchas lesiones recientes, para conjuntar un grupo sólido al lado de Darius Slayton, Sterling Shepard, y el novato de primera ronda, Kadarius Toney. Hay potencial, y Golladay es una de las contrataciones más subvaloradas de la agencia libre, pero la química no se consigue ipso facto.

En Dallas, está el trío de titulares más talentoso de la división con Amari Cooper poseedor de cuatro invitaciones al Pro Bowl a la cabeza, Michael Gallup como amenaza larga, y CeeDee Lamb brillando desde la ranura. Detrás de ellos, las cosas no son grandiosas, no obstante, con poca profundidad en el grupo que sigue, conformado por nombres como Cedrick Wilson, y Noah Brown. Aquí hay prisa para los Cowboys, porque Gallup está en su último año de contrato, y es improbable que Dallas quiera pagar lo que va a comandar en el mercado abierto del año que viene.

Entre alas cerradas, nadie se acerca a Zach Ertz quien, contra todo pronóstico, se mantiene en la plantilla de los Eagles a pesar de que todo apuntaba que podría ser traspasado pronto. Junto a Dallas Goedert, conforman por mucho la mejor dupla de alas cerradas en la división.

Evan Engram es un jugador de Pro Bowl, posiblemente un tanto sobrevalorado, cuando se toman en cuenta sus pases dejados caer y su touchdown solitario en recepción del año pasado. Con Kyle Rudolph, si es que alguna vez vuelve a estar sano, podrían convertirse en una dupla dinámica en la posición.

Dalton Schultz jugó admirablemente para Dallas después de la lesión a Blake Jarwin el año pasado, y contar con ambos para la siguiente temporada tiene a algunos fanáticos de los Cowboys, aunque hay que mesurar las expectativas; se trata de un par de jugadores jóvenes que todavía no demuestran que pueden ser dominantes de modo consistente.

Hablando de no haber mostrado consistencia, Logan Thomas es un ex quarterback al que no le quedó de otra más que convertirse en ala cerrada para mantenerse en la NFL, como titular en Washington. Con números no muy distantes a los de Schultz el año pasado, Washington queda rezagado en este rubro respecto al resto de la división, al no contar con una segunda opción con el potencial de los otros clubes.

greyline

Línea ofensiva

  • 1. Cowboys

  • 2. Eagles

  • 3. Washington

  • 4. Giants

Este es uno de los grupos más difíciles de ordenar. Estando todos completamente sanos, Dallas tendría que estar a la cabeza, con Tyron Smith, y Zack Martin combinándose para 13 Pro Bowls y seis selecciones All-Pro, y La’el Collins aproximándose, antes de su problema de cadera, a los mejores tackles derechos de la liga. En Philly, Lane Johnson, Brandon Brooks y Jason Kelce se combinan para 10 selecciones de Pro Bowl y cuatro inclusiones al primer equipo All-Pro, con Dallas apenas por un mínimo por delante, gracias a la ventaja que tienen en la posición más importante del grupo, el tackle izquierdo. Este par de unidades ha comprobado poder colocarse entre lo mejor de lo mejor en la liga, y quizás solo hace falta un poco de suerte en el renglón de las lesiones para regresar. Eso sí, si el 2021 se convierte en otra temporada para los suplentes, adiós a todo lo escrito arriba.

Washington posee a un guardia del Top-5 de la NFL en Brandon Scherff –posiblemente abajo únicamente de Quenton Nelson de los Indianapolis Colts y Martin de Dallas–, pero el resto de la línea está en flujo, condición que no mejoró cuando el equipo traspasó al tackle derecho Morgan Moses hace unas semanas a los Jets. Eso deja al equipo con dos titulares nuevos en las posiciones de tackle para este año –una propuesta siempre riesgosa en un grupo posicional que suele recompensar la continuidad–, con el novato Sam Cosmi de segunda ronda anotado para suplir a Moses, y Charles Leno Jr., un jugador inexplicablemente desechado por los Chicago Bears que alcanzó el Pro Bowl en el 2018, tomando el lado izquierdo.

En New York, la apuesta es que Nate Solder recupere, algún día, su nivel de Pro Bowl que mostró con los New England Patriots, aunque viene de un año en el que no jugó por la pandemia, y es posible que su puesto en la plantilla esté en riesgo. El tackle izquierdo Andrew Thomas, recluta de primera ronda, arrancó su temporada debut el año pasado con toda clase de problemas, pero cerró de manera decente. Will Hernandez, recluta de segunda ronda del 2018 y quien era considerado una de las piezas sobre las cuales construir la unidad, ya ni siquiera está inscrito como titular.

greyline

Línea defensiva

  • 1. Washington

  • 2. Eagles

  • 3. Giants

  • 4. Cowboys

Washington no solamente posee la mejor línea defensiva de la división, sino de toda la NFL. La gente se cansó de elogiar el año pasado a Chase Young, Novato Defensivo del Año, pero los buenos observadores saben que al otro lado de la línea, Montez Sweat jugó a un nivel similar en su segunda temporada en la liga. En el interior, Jonathan Allen se ha encontrado como jugador alineando en la técnica-3, bien complementado por Daron Payne en la nariz. Con una extensión reciente para Allen, este equipo tiene asegurado al menos dos años juntos con relativa paz contractual, hasta que llegue el turno de renovar a Payne, pero Washington necesita hacer todo lo posible por explotar al máximo este talento de primera línea, mientras todavía no tenga que pagar contratos de primera línea.

En Philly, Fletcher Cox es uno de los jugadores más subvalorados de la NFL. Podríamos estar hablando del segundo mejor tackle defensivo de la NFL, después de Aaron Donald, con seis selecciones al Pro Bowl y una designación All-Pro en su currículo. Está bien acompañado por Brandon Graham, quien viene de su primera temporada de Pro Bowl, y la rotación de Derek Barnett y Josh Sweat, en las orillas, junto con Javon Hargrave en la punta como nariz. Este grupo no es todavía de élite, pero tampoco está muy lejos de Washington, a decir verdad.

Los Giants, mientras tanto, tienen a un joven estelar en ascenso, Leonard Williams, saliendo de una temporada de 11.5 capturas. Hay Pro Bowls en su futuro, adicional al que ya consiguió cuando jugaba para los Jets. Al lado contrario de la línea de tres de los Giants en las trincheras, Dexter Lawrence sigue tratando de acoplarse al cambio de posición desde el tackle defensivo en frente 4-3 colegial, pero es indudable que jugó mejor el año pasado que en el 2019 como novato. En el medio, está Danny Shelton, que se hizo fama por abrazar y cargar al comisionado Roger Goodell sobre el estrado cuando fue reclutado en la primera ronda por los Cleveland Browns, en el 2015, pero que ha tenido una carrera verdaderamente discreta desde entonces.

Finalmente, Dallas está en el sótano en la clasificación, y lejos de Philly y Washington, DeMarcus Lawrence es su mejor jugador, con dos Pro Bowls a cuestas, pero con problemas serios de lesiones y productividad en los dos años recientes, y sin mucha ayuda a su alrededor. Todavía hay fe en Dallas de que Randy Gregory, recluta de segunda ronda del 2015, algún día pueda ser factor en la NFL, pero los resultados no han sido los esperados gracias a múltiples suspensiones. El tackle nariz Neville Gallimore tuve brevísimos destellos como novato, pero sufrió una lesión en el codo durante la pretemporada, y Carlos Watkins, firmado desde los Texans este año, pocas veces pasó de ser un jugador de rol en aquella franquicia.

greyline

Linebackers

  • 1. Cowboys

  • 2. Giants

  • 3. Washington

  • 4. Eagles

Tanto Jaylon Smith como Leighton Vander Esch saben lo que es ser invitado a un Pro Bowl. Curiosamente, son los únicos linebackers en toda la división que conocen ese honor, y ambos juegan para el mismo equipo. A ellos, hay que sumarle la transición de Keanu Neal desde la posición de safety, y la incorporación de Micah Parsons, para algunos el mejor novato defensivo en lo que va de la pretemporada. Smith y Vander Esch han sido blancos de críticas severas, particularmente después del pésimo nivel mostrado por Dallas el año pasado, pero los Cowboys apuestan a que un cambio de coordinador y la inyección de talento puede volver a exprimirles mayor producción.

En New York, Martínez es una máquina de tacleo que probablemente debió haber sido elegido al Pro Bowl el año pasado, quien promedia casi 149 tacleadas a lo largo de los últimos cuatro años. La única crítica con él, desde sus días con los Green Bay Packers, es que no genera suficientes jugadas de impacto, no obstante una irreal intercepción en el juego del domingo en un pase de Cam Newton. Martínez juega junto a Tae Crowder en el interior, y Oshane Ximines y Lorenzo Carter por fuera, aunque el novato Azeez Ojulari tarde o temprano se hará con uno de esos dos puestos exteriores.

Washington no se quedó atrás a la hora de apostar por un novato en la parte más alta del draft en la posición, con Jamin Davis, quien será titular en el medio, flanqueado por Jon Bostic, un veterano medianamente confiable, y Cole Holcomb, un recluta de quinta ronda del 2019 que ha iniciado 25 de los 27 partidos en que ha jugado como profesional.

Alguna vez, no hace mucho, Philly contaba con una unidad de altísimo nivel entre sus linebackers. Hoy, la tripleta titular está conformada por Alex Singleton, Eric Wilson y Genard Avery, quienes se combinan para 36 inicios de por vida, con cero para Avery. Son demasiadas interrogantes para este grupo con muy pocos partidos, la gran mayoría de Wilson, como para colocarlos más arriba en esta lista.

greyline

Defensiva secundaria

  • 1. Eagles

  • 2. Giants

  • 3. Washington

  • 4. Cowboys

Los Eagles cuentan con el mejor esquinero en la división, en Darius Slay –un tres veces seleccionado al Pro Bowl y una vez All-Pro de primer equipo– quien se verá complementado este año por Steven Nelson, quien viene de iniciar 46 partidos en las últimas tres campañas jugando para los Kansas City Chiefs y Pittsburgh Steelers. Avonte Maddox es una opción sólida como tercero en el orden, y la firma del safety libre Anthony Harris es una de las movidas más subvaloradas en todo el sector. El veterano Rodney McLeod posee experiencia de sobre como safety fuerte, aunque viene de una lesión de ligamento anterior cruzado.

Para los Giants, James Bradberry tuvo una mejor campaña del 2020 que Slay, incluso, a quien acompañó en el Pro Bowl. Al otro lado de la formación, Adoree’ Jackson tendrá una segunda oportunidad para colmar sus expectativas como recluta de primera ronda después de su paso con los Titans, donde fue compañero de Logan Ryan, quien ha hecho la transición a profundo libre. Entre Jabrill Peppers y Xavier McKinney hay muchísimo potencial joven, y no sería sorpresivo que terminen como los dos profundos titulares cuando acabe la temporada.

La unidad de Washington va en ascenso, sin duda. Kendall Fuller y William Jackson III son un par de esquineros sólidos, si no espectaculares, y hay quienes le están apostando fuerte al novato Benjamin St. Juste. Más atrás, Landon Collins –tres veces jugador de Pro Bowl y una vez All-Pro— es el mejor safety en el sector, y está acompañado en la titularidad con una de las grandes revelaciones del año pasado, Kamren Curl. El veterano Bobby McCain aporta buena profundidad al grupo.

Dallas está, nuevamente, lejos de sus rivales divisionales, con Trevon Diggs como su mejor esquinero en su segundo año en la liga. Anthony Brown y Jourdan Lewis serían los dos siguientes en el orden de plantilla, aunque se verán presionados por los novatos Kelvin Joseph y Nahshon Wright, aunque quizás no lo suficiente para saltar hacia un rol estelar en el 2020. Los safeties son la salvación de esta unidad, con la incorporación vía agencia libre de Malik Hooker, Damontae Kazee y Jayron Kearse para batallar por puestos titulares junto a Donovan Wilson.

greyline

Coaches

  • 1. Washington

  • 2. Cowboys

  • 3. Giants

  • 4. Eagles

play

1:50

Con la derrota ante Jacksonville, los Cowboys terminaron la pretemporada sin muchas soluciones a varios temas pendientes con su roster, además de la incógnita sobre la forma en que regresarán a la acción Prescott y otros jugadores que sufrieron lesiones.

Hay dos head coaches de Super Bowl en la división, y a la distancia, aparecen los otros dos. Ron Rivera condujo a los Carolina Panthers hasta el Super Bowl 50, y es un dos veces Coach del Año en la NFL con una marca en postemporada de 3-5.

Mike McCarthy tiene una victoria de Super Bowl, en la edición XLV, pero tiene tanto tiempo que Rivera todavía ni siquiera era head coach en la campaña del 2010, cuando ocurrió. Poco a poco, fue perdiendo mucho brillo su currículo con los Packers, y su temporada debut en Dallas, la del 2020, dejó mucho qué desear.

Joe Judge es uno más de los pupilos de Bill Belichick que intenta demostrar que hay vida después de New England, aunque ninguno ha encontrado éxito sostenido como head coach. Al frente de los Giants acumula una marca de 6-10 después de solo una temporada, y los dos entrenadores en jefe que pasaron antes que él, Ben McAdoo y Pat Shurmur, duraron apenas dos campañas cada uno. La paciencia no sobre en New York.

Nick Sirianni está por debutar como head coach de los Eagles, después de servir como coordinador ofensivo de los Colts por tres años, sus únicos en la posición en toda su carrera. Jamás ha sido entrenador en jefe a ningún nivel, y ha estado en la NFL desde el 2009 de modo ininterrumpido. Hay mucho por aprender de Sirianni como líder, todavía.

greyline

Líneas de apuesta

  • 1. Cowboys

  • 2. Washington

  • 3. Giants

  • 4. Eagles

Dallas es el claro favorito según la mayoría de casinos, con una línea de apuestas que fluctúa entre +110 y +150, dependiendo del sportsbook. Le sigue el campeón divisional Washington, que se ubica entre +200 y +260, y los Giants, colocados entre +375 y +450 en la mayoría de casas de apuestas en línea. Finalmente, Philly aparece con líneas de entre +450 a +525, como la opción con las mayores probabilidades en contra de coronarse en la NFC Este.

greyline

Pronósticos para el 2021

  • 1. Cowboys

  • 2. Washington

  • 3. Giants

  • 4. Eagles

En términos de talento probado, ningún equipo de la división puede igualar lo que ofrece la plantilla de Dallas. ¿Es eso una garantía de éxito? De ninguna manera, después de la pobre actuación de la defensiva y el grupo de entrenadores durante la temporada pasada. No obstante, una vara alta de talento es un buen lugar para comenzar.

Washington viene con la moral en alto después de llevarse la división el año pasado, pero no contarán con el quarterback Alex Smith ni su inspiración, que fue crítica para que el equipo ganara cinco de los últimos siete partidos de la temporada luego de un arranque de 2-7. Este equipo barrió el año pasado a Cowboys e Eagles, pero se vio barrido por los Giants en los duelos de temporada regular.

Finalmente, Giants e Eagles lucen casi igualmente lejanos del título divisional. En New York, sin embargo, una temporada mediocre de Daniel Jones, sin embargo, podría ser suficiente para mantener en movimiento los engranes ofensivos de primera línea como Saquon Barkley o Kenny Golladay, mientras que en Philly parece improbable que Jalen Hurts pueda convertir el arsenal ofensivo en algo mejor sobre el campo de lo que luce sobre el papel.

.