Ranking de las mejores 25 jugadoras en la historia de la WNBA

Seleccionar a las mejores 25 jugadoras en la historia de la WNBA para el 25 aniversario de la liga es un ejercicio que es divertido y difícil a partes iguales. ¿Cómo deberíamos clasificar a jugadoras tales como la cuatro veces campeona Cynthia Cooper, quien tenía 34 años cuando la liga inició en 1997 y jugó solo unas pocas temporadas, contra alguien como Breanna Stewart, quien a los 27 ya tiene dos títulos y creció con la WNBA como una meta?

Nuestro ranking — basado exclusivamente en las actuaciones de las jugadores sobre la duela — incluye a glorias del pasado como Lisa Leslie y Sheryl Swoopes, así como 10 activas actualmente. Siete de esas 10 jugadoras activas militan en equipos que avanzaron a los playoffs de 2021 de la WNBA.

Este debate se ha estado percolando toda la temporada entre la afición de la WNBA, con una gran variedad de opiniones creíbles y apasionadas. Lo mismo se aplica a nuestro panel de votantes: las analistas de ESPN/ABC Rebecca Lobo LaChina Robinson y la comentarista de play-by-play Pam Ward; los escritores de ESPN Katie Barnes, Kelly Cohen, Kevin Pelton y Mechelle Voepel; Sean Hurd de The Undefeated; y la editora senior de ESPN Melanie Jackson.

¿Cuál jugadora es la mejor de todos los tiempos (GOAT, por sus siglas en inglés) de la WNBA? (Cada panelista entregó un ranking del 1-25; a un voto de primer lugar se le asignaron 25 puntos, segundo lugar fue 24 puntos, etcétera.)

1. Diana Taurasi

G | Phoenix Mercury (2004-presente)
Estadísticas de carrera: 19.4 PPG, 4.0 RPG, 4.3 APG
Momentos destacados (cuatro votos de primer lugar): Tres campeonatos (2007, 2009, 2014); JMV (2009); dos veces JMV de las Finales (2009, 2014); máxima anotadora histórica (única jugadora en superar 9,000 puntos); 5 veces campeona de anotación; 10 veces Primer Equipo All-WNBA

Taurasi no ha ganado el mayor número de campeonatos, y no ha ganado el mayor total de premios a la JMV. Pero es su grandeza ofensiva consistente y su longevidad lo que la distinguen de sus colegas. Otras han sido “mejores” en periodos específicos o han tenido concentraciones más fuertes de dominio, pero lo que hace especial a Taurasi es que ella ha sido una de las de más alto desempeño durante mucho tiempo. Su primer honor All-WNBA fue en 2004, su temporada de novata. Su más reciente llegó 16 años después, en 2020. Taurasi tiene el más alto rendimiento ofensivo en las victorias, por órdenes de magnitud. Ella encabeza la lista con 60.49; segunda está Sue Bird, con 42.06.

Sí, Ella ha sido la campeona de anotación de la liga múltiples veces, pero también ha estado en el top cinco nueve veces. Con el juego en la línea (y honestamente, incluso hasta mi vida), escogería a Taurasi para tomar el disparo 10 de 10 veces. Ella es la mejor de todos los tiempos, y para mí, la segunda está muy lejos. — Katie Barnes

2. Tamika Catchings

F | Indiana Fever (2002-16)
Estadísticas de carrera: 16.1 PPG, 7.3 RPG, 3.3 APG, 2.4 SPG
Momentos destacados (tres votos de primer lugar): Un campeonato (2012); JMV (2011); JMV de las Finales (2012); única jugadora en la historia de la WNBA en estar clasificada de por vida en el top 10 en robos (primera), puntos (tercera), rebotes (cuarta) y asistencias (octava); cinco veces Mejor Jugadora Defensiva del Año; siete veces Primer Equipo All-WNBA

Diana Taurasi es la mejor jugadora ofensiva en la historia de la WNBA (y malota No. 1). Pero Catchings es la jugadora de básquet más completa que jamás he visto. Es aún la única jugadora en la liga que ha terminado una temporada en el top 10 en puntos, rebotes, asistencias, robos y bloqueos — y en hacerlo dos veces. Ella lideró al Fever a los playoffs durante 12 campañas consecutivas; incluso sin una selección de lotería, el Fever estaba en la pelea cada año.

Nadie jugó más duro que Catchings desde el primer silbato a la chicharra final, y eso nunca fue más evidente que en lo que resultó ser el último partido de su carrera de la WNBA. Yo narré ese partido final — una derrota de Indiana en casa ante Phoenix en los playoffs. Tal vez quedaban 30 segundos, y el Fever estaba sustituyendo a Catchings para que le dieran una última ovación de pie. Catchings se negó con la mano. Ella no salía del partido. Ella no necesitaba ser el centro de atención o una ovación final. Jugó con todas sus fuerzas hasta la chicharra final. Catchings fue la jugadora y profesional de básquet consumada. – Pam Ward

3. Cynthia Cooper

G | Houston Comets (1997-2000, 2003)
Estadísticas de carrera: 21.0 PPG, 3.3 RPG, 4.9 APG, 45.9 FG%
Momentos destacados: Cuatro campeonatos (1997, 1998, 1999, 2000); dos veces JMV (1997, 1998); cuatro veces JMV de las Finales (1997, 1998, 1999, 2000); líder histórica en promedio de anotación de carrera (20.98 PPG); tres veces campeona de anotación; cuatro veces Primer Equipo All-WNBA

Ella es una de las mejores anotadoras en la historia de la liga, y trajo la cortina y desmarque pick-and-roll de alto nivel a la WNBA. Cuando mi equipo, el New York Liberty, enfrentó a las Houston Comets en las Finales de la WNBA de 1999, nuestra práctica la mañana antes del Juego 1 en Madison Square Garden fue eterna: un par de horas de práctica, un par de horas para la sesión de vídeos. Estábamos enfocadas en cómo limitar al “C” Action de Houston (lo que las Comets llamaban a su cortina y desmarque en la zona lateral). Aún así nos batieron. Coop anotó 29 puntos. No importó cuánta estrategia preparamos para ella. Ella podía crear del dribleo, anotar adentro por encima de jugadores más altos y era una pasadora dispuesta.

Sus estadísticas la ubican entre las mejores de todos los tiempos, pero su impacto en el básquet profesional femenino rebasó los números. Ella cambió la manera en que se jugó el deporte femenil y lo que significaba jugar su posición. Coop, quien tenía 34 años cuando se unió a la WNBA, entró con un juego refinado porque había jugado en el extranjero durante tantos años. Cuando combinabas sus habilidades, su juego mental, lo que había aprendido y cómo podía leer las situaciones saliendo de la pantalla y desmarque o en una ofensiva de media cancha, era indetenible. — Rebecca Lobo

4. Maya Moore

F | Minnesota Lynx (2011-18)
Estadísticas de carrera: 18.4 PPG, 5.9 RPG, 3.3 APG, 1.7 SPG, 45.3 FG%
Momentos destacados (un voto de primer lugar): Cuatro campeonatos (2011, 2013, 2015, 2017); JMV (2014); JMV de Finales (2013); Novata del Año (2011); campeona de anotación en una ocasión; cinco veces Primer Equip0 All-WNBA; dos veces mejor quinteto defensivo

Como la primera selección del sorteo en 2011, Moore entró a la liga con expectativas impensables. Para su octava temporada, ella las había excedido todas. Moore se convertiría en una de las caras de la WNBA, una de las jugadoras completas más prolíficas en la liga y estrella de una franquicia de las Minnesota Lynx que ganó cuatro de sus seis apariciones en las Finales de la WNBA en un espacio de siete años. Ver tanta grandeza en una jugadora como Moore, y ver esa grandeza comenzar a alcanzar su mejor momento, sigue siendo difícil aceptar el hecho de que tal vez no la volveremos a ver encestar otra canasta oportuna o competir por el título.

Gran parte del currículum de GOAT de Moore podría quedarse sin escribir. Si Moore, quien abandonó el juego en 2019 para enfocarse en la reforma a la justicia criminal, añadiese tres temporadas más de la WNBA en la plenitud de su carrera y quién sabe cuántos galardones más, lo más probable encabezaría esta lista. Para muchos, ya lo hace. — Sean Hurd

5. Lisa Leslie

C | Los Angeles Sparks (1997-2009)
Estadísticas de carrera: 17.3 PPG, 9.1 RPG, 2.4 APG, 47.0 FG%
Momentos destacados: Dos campeonatos (2001, 2002); tres veces JMV (2001, 2004, 2006); dos veces JMV de las Finales (2001, 2002); novena de todos los tiempos en anotación, quinta en rebotes, segunda en bloqueos; tres veces campeona de rebotes; dos veces Mejor Jugadora Defensiva del Año; primera en hacer una clavada en la WNBA; ocho veces Primer Equipo All-WNBA; tres veces mejor quinteto defensivo

.